28 mayo 2009

Cómo me gusta que ellas miren mi pecho...

y que él secuestre su mirada.

Que lo acaricien con un lápiz
recorriéndolo de izquierda a derecha.

Sonríen mientras lo hacen,
y fuerzan el intelecto
rebuscando entre sus noticias
de teología
y practicando sus dotes en lenguas
anglosajonas.

Y que de mí
recuerden el disparate.

1 comentario:

María josé G.G. dijo...

ya pero bueno sera que soy sensible y me da penita cualquiera hasta un profesor/ora que me catea con un 1 jaja eso si me lo merezco.Ya hay muchas injusticias pero a algunos nos tocan mas a menudo que a otros y eso te mina la moral poco a poco por lo menos ami si, "Parece que la injusticia tiene en nosotros más abrigo que la justicia. Pero yo me río, y sigo mi camino y buscaré el camino hasta el final espero encontrarlo"

y una cosa quiero que quede clara

NO es mejor el que sacas mejores notas o aprueba todas con sobresalientes sino el que ayuda al resto a salir adelante y el que tiene una personalidad, un caracter, una forma de ser y sabe reconocer por encima de todo la realidad sea buena o mala..."porque en muchos casos se trata de distinta manera a unos que a los demás y eso duele. Por haber estado 7 años ya en el instituto y haber pasasdo por muchas manos de distintos profesores se nota el trato entre una clase de gente supuesta "superior" y los demás.Nose porque he puesto esto pero durante estos años la actuación de algunos me a indignado en muchas ocasiones. en fin no te mareo mas con mis pensamientos "espero encontrar una luz al final de este ocuro y humedo tunel en septiembre" jeje
un saludo

Archivo del blog